Novedades

Alerta mercados: China se encamina hacia una deflación y crece la expectativa por IPC de EEUU

Los últimos datos de la economía china reforzaron las especulaciones de que el banco central chino seguirá recortando las tasas de interés y presentando nuevas medidas de estímulo para impulsar la recuperación del país. En EEUU, el dato de IPC podría volver a hacer temblar a los mercados esta semana.

Los datos económicos que salieron este lunes allanan el camino hacia una deflación en China. El dato de IPC publicado este lunes en el país asiático se marcó sin cambios en junio en términos interanuales, por debajo de las expectativas de mercado de aumento del 0,2%. Así, la inflación mensual fue del -0,2% en junio frente a las expectativas de crecimiento plano y en línea con la contracción del 0,2% de mayo. El descenso mensual fue el quinto consecutivo en China.

Estas cifras reforzaron las especulaciones de que el banco central chino seguirá recortando las tasas de interés y presentando nuevas medidas de estímulo para ayudar a impulsar la recuperación del país tras la pandemia.

En cuanto a los precios de producción (IPP), cayeron por noveno mes consecutivo y registrando el descenso más pronunciado desde diciembre de 2015. Bajaron un 5,4% en junio respecto al año anterior y un 0,8% frente al mes previo. La caída fue superior al -5,0% previsto y al descenso del -4,6% de mayo.

“La inflación será protagonista esta semana mientras China se acerca a la deflación”, afirma Michael Hewson, director de análisis de CMC Markets en Londres.

“La inflación china fue inesperadamente baja en junio (…). Los esfuerzos chinos por impulsar la economía y la inflación no están funcionando”, agregó Ipek Ozkardeskaya, analista sénior de Swissquote Bank, quien también habla de deflación en el gigante asiático.

En opinión de Ozkardeskaya, este contexto puede haber motivado que los reguladores chinos optaran por aliviar la presión sobre sus gigantes tecnológicos. El viernes pasado, pusieron fin a un año de inspección de Ant Group (Alibaba) y afirmaron que el sector tecnológico verá “normalizada su supervisión”. “Las acciones de Alibaba subieron un 8% en Nueva York el pasado viernes, pero aún no es seguro que eso sea suficiente para recuperar la confianza de los inversores”, comentó esta experta.

¿Tasas altas en EEUU?

Los futuros de las acciones en Wall Street apuntan a una apertura a la baja este lunes, mientras los inversores aguardan la publicación de las cifras de inflación de Estados Unidos y una tanda de informes de resultados de los grandes bancos esta semana. Los principales índices cerraron la semana pasada en números rojos tras los datos mixtos del mercado laboral, que se interpretaron en general como un indicio de que la Reserva Federal probablemente anunciará una nueva subida de las tasas de interés en su próxima reunión de política monetaria a finales de este mes.

Las nuevas cifras de inflación de Estados Unidos serán el evento clave de la agenda económica de esta semana, mientras que los resultados de los grandes bancos estadounidenses cerrarán la temporada de resultados del segundo trimestre.

Se espera que el índice de precios al consumo de junio de la mayor economía del mundo suba un 3,1% anual, lo que supondría el menor crecimiento desde marzo de 2021. En términos mensuales, se estima una ligera aceleración hasta el 0,3%. Mientras tanto, todo apunta a que la lectura subyacente, que los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal siguen de muy cerca, subirá un 5,0% interanual y un 0,3% mensual.

Al igual que ocurrió con los datos del mercado laboral de la semana pasada, se prevé que estas cifras influyan en la postura de los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal, que han hecho de la contención de la elevada inflación un objetivo central de la reciente campaña de ajustes de la política del banco central, que ha durado ya un año.

Por otra parte, Citigroup, JPMorgan Chase y Wells Fargo publicarán sus resultados trimestrales el viernes. Los analistas han señalado que los gigantes bancarios podrían verse lastrados por el mayor repunte de las pérdidas por préstamos desde la pandemia del COVID-19.

 

Fuente Ámbito